Cuando aplicas a una maestría, uno de los documentos más difíciles de conseguir, y sin duda la más complicada para enviar, es la carta de recomendación. Y muchos candidatos se tropiezan en el camino, y pierden la oportunidad de estudiar en una universidad en el extranjero por una mala carta de recomendación.

Y es fácil cometer errores en la redacción de la carta de recomendación, porque desconocemos las practicas en el país de destino. En una carta de recomendación, cada detalle cuenta, y lo que no se dice, cuenta tanto como lo que se redacte.

Te compartimos 5 consejos para una excelente carta de recomendación.

Si quieres que revisemos tus cartas de recomendación, puedes consultar con nosotros para que te la mejoremos en 24 horas. Y si debes redactar tu carta de recomendación, envíanos los detalles para prepararte un borrador.

¿Qué carta de recomendación te hace ganar?

Hay 5 factores decisivos en el éxito de tu carta de recomendación:

  1. Tener la carta académica o laboral perfecta
  2. Una carta escrita por un experto fiable con autoridad.
  3. La coherencia de las cartas entre ellas, y con el resto de la solicitud.
  4. Pedir la carta de la mejor manera
  5. Redactar y evaluar la carta de recomendación

 

#1. ¿Carta laboral o carta académica?

La carta de recomendación o carta de referencia es un reconocimiento de tu desempeño académico o laboral por personas externas.

Para las convocatorias de programas de maestría o doctorado, normalmente exigen cartas de recomendación académicas.  Si te postulas a un puesto de trabajo, se pedirá́ normalmente una carta de recomendación laboral.

No te vas a equivocar si sigues esta recomendación; sin embargo, los programas de maestría han cambiado, asi que hoy día aceptan también cartas laborales si has tenido una experiencia que se conecta de manera interesante con el programa.

Por ejemplo, aplicas a una maestría de arqueología en la University of Cambridge, y has trabajado en el Museo Nacional de tu país. O te quieres presentar a una maestría en gestión de aguas en la TU Delft, y has trabajado como ingeniero industrial en una empresa de tratamiento de aguas.

 

#2. Una carta de recomendación coherente con tu solicitud

En la solicitud de admisión a una maestría, o cuando vayas a solicitar una beca, vas a necesitar 3 documentos: el currículum, la carta de motivación, y la cartas de recomendación. Estos 3 documentos se leen en conjunto, entonces deben ser coherente, y fortalecerse el uno al otro.

El currículum

Es el documento que en máximo 2 paginas destaca los puntos principales de un candidato en un orden lógico.

Saber redactar un buen CV es todo un trabajo porque debe destacar estos puntos que son importantes en la convocatoria. Y demasiado personas crean confusión con su CV.

La carta de motivación

La carta de motivación es sin duda el documento principal de la convocatoria: determina el 80% del éxito de la solicitud.

Esta carta es el único documento que te permite comunicarte directamente con la comisión de selección. Y en esta comunicación debes focalizarte en dos puntos:

  1. Darle coherencia a la información: pocos son un candidato ideal porque todos tenemos en nuestro historial unos baches, un periodo difícil, una carrera sin altas notas, etc. Pero sí que muchos tienen logros interesantes a presentar.
  2. Conectar tus logros en el pasado, con tu solicitud y con tus planes a futuro.

La carta de recomendación

La carta se lee siempre como complemento a los otros documentos en la solicitud. Si la recomendación es positiva y coherente con el resto de la aplicación, refuerza tu candidatura enormemente. Sin embargo, hasta el candidato mejor preparado se descartar por una referencia negativa.

Es como la luz de un semáforo de Fórmula 1: ¡solo hasta que se quita el último semáforo de los cinco en rojo, hay éxito! Pero una sola luz roja es suficiente para parar todo.

La información que interesa a los comités de selección es de dos tipos.

Primero, se quiere una historia perspicaz y profunda del candidato que revele tanto sus habilidades académicas como sus cualidades personales. Quieren saber más acerca de tu curiosidad intelectual, la creatividad y la actitud que tienes hacia el aprendizaje. Además, se interesan por las cualidades personales del candidato como por ejemplo: la integridad, la capacidad de trabajo, las habilidades de comunicación, o las habilidades de liderazgo, entre otras. Esta mirada profunda le da al comité de admisiones una visión completa de ti. Es una visión que vas más allá de tus notas y los logros que figuran en tu solicitud.

La segunda característica principal que los comités de admisión suelen buscar es el potencial del candidato para contribuir positivamente al puesto de estudio o trabajo, así como para tener éxito durante y después. Una recomendación debería declarar su confianza en el éxito del candidato y sus futuros logros.

 

#3. Busca el referente ideal

¿Quien debería redactar esta carta de recomendación? Nunca es un familiar, un conocido o un amigo, no; la persona debe reunir tres características.

En primer lugar, debe ser un experto en su campo. Debe saber de que habla, y explicar porque tú serias el candidato ideal. Si aplicas a una maestría en química orgánica, mejor tu profesor de esta materia en la universidad, y no tu colega del laboratorio.

En segundo lugar, debe ser una persona fiable, una persona que no se olvidará de redactar y enviar la carta; que te conoce bastante bien para dar una opinión, y que va a estar disponible para dar seguimiento a la solicitud de información.

En tercer lugar, el referente debe tener una cierta autoridad. Con la autoridad se indica el nivel en la jerarquía, o el nivel de expertise que ha alcanzado en su campo. A veces es mejor pedir la carta al decano de la Facultad, o el jefe de departamento que no al profesor que fue tan amigable contigo en clase. O si el profesor ha publicado ampliamente en su campo de estudios, y se comunica con sus colegas en el exterior, es preferible a un desconocido.

Una carta escrita por un experto fiable con autoridad es el ideal, pero no siempre es fácil conseguir estas tres características a la vez. Pídenos consejo para saber si tienes los mejores referentes: consulta con nosotros.

 

#4. ¿Como pedir la carta de recomendación?

El éxito de la carta de recomendación inicia desde el momento que pides la carta.

El punto más importante es de iniciar en tiempo. Pide la carta en tiempo, mejor unos meses antes del final de la convocatoria. Si un referente rechaza redactar la carta, o tarda, siempre te da tiempo buscar otra persona.

En el momento de la petición, procura el máximo de contenido. Aunque la persona te debería conocer bien, puede ser que no conoce todas tus notas, o el titulo exacto de tu diploma. Quizás habéis trabajado en un proyecto juntos, pero esto no quiere decir que se ha enterado de tus logros en otros trabajos.

Tampoco puede conocer el profesor o tu supervisor cada programa de maestría en el mundo. Comparte los detalles para que pueda verificar si es un programa interesante para ti, y como podrás hacer progresos gracias a tu participación.

Es importante, porque la carta de recomendación debe ser personalizada. Nunca, pero nunca, pides una carta general para cualquier convocatoria: pierdes tu tiempo con una carta no personalizada.

Recuerda al referente la fecha final de solicitud de modo gentil. No te cortes en recordárselo, ya que son personas muy ocupadas. Y no sabes el numero de personas que nunca fueron admitidos o perdieron la beca, porque la carta de recomendación no llegó.

Tampoco te olvidas de decir gracias, si logras la admisión o la beca, y aunque no lo logres, un gracias es algo necesario, aunque sea solo para futuras convocatorias.

 

#5. ¿Cómo redactar la carta de recomendación?

La practica normal en las universidades es que el referente redacta y envía la carta; no es tarea del estudiante. Muchos son los candidatos que fueron rechazados por enviar la carta ellos.

Conoce el preciso procedimiento de la convocatoria y lo explicas al referente, sin embargo puede ser que tienes que redactar tú.

Sé que la practica común es que el estudiante escribe la carta de recomendación, pero entonces, en este caso, ¿cómo escribir una carta de recomendación? Nosotros seguimos un modelo especifico, en tres pasos.

  • En el primer paso, te introduces describiendo como el referente te conoció, en cuales circunstancias, y cual es la recomendación
  • Luego, en un segundo paso, explicas los logros más destacados, y lo que dice esto sobre tus capacidades.
  • Finalmente, debe explicar porque eres el candidato idóneo para la posición que buscas. Es la parte donde más se personaliza la carta para adaptarla al programa de estudios.

En nuestra guía de redacción, te ayudamos a seguir este paso a paso de la carta en más detalle. O si te apetece que revisemos tus cartas de recomendación, consulta con nosotros.

 

Consejos para la carta de recomendación

No dejes la carta en manos del azar: prepárate en tiempo.

Tienes bastante margen de influencia sobre estas cartas de recomendación, si sabes:

  • Cuáles son los objetivos de las cartas.
  • Cómo es el proceso de recomendación.
  • A quien, cómo y cuándo pedir la carta.
  • Cómo se estructura la carta ideal (si te toca redactarla).

Muchas personas ignoran estos elementos, y pierden una beca o una admisión por no saber como gestionar esto. Se pueden evitar muchísimos errores si sigues todos los pasos. Si quieres que revisemos tus cartas de recomendación, puedes consultar con nosotros para que te la mejoremos en 24 horas. Y si debes redactar tu carta de recomendación, envíanos los detalles para prepararte un borrador.