¿Cómo saber si tengo el perfil para ganar una beca?

¿Cómo saber si tengo el perfil para ganar una beca?

¿Tengo el perfil para ganar una beca?

¿Cómo puedo saber si mi perfil es suficiente para la convocatoria a la cual me estoy postulando?

Si te presentas una y otra vez en una convocatoria de becas internacionales, y has perdido la beca, ¿sabes por qué te han rechazado?

Si cumples con todos los requisitos, ¿por qué no ganas la beca deseada?

Hay una manera de saber si puedes ganar la beca: no es suficiente cumplir con los requisitos, debes leer la convocatoria en detalle, y trabajar en tu perfil.

Encuentra las pistas en el video, o el podcast en SpotifyiTunes o Soundcloud.

 


 

Paso #1: Es necesario cumplir con los requisitos

Debes cumplir con los requisitos de la convocatoria. Punto. 

Parece una obviedad, pero se desestiman alrededor un tercio de las becas por incumplir los requisitos.  

Se trata de personas que no entregan los documentos correctos, o no corresponden con los criterios de la convocatoria. 

Debes reunir los documentos correctos 

¿Cuáles son estos documentos mínimos que se exigen para una maestría?

  1. Tener un título valido
  2. Tener tu certificado de notas
  3. Un currículum 
  4. Una carta de motivación 
  5. Rellenar un formulario 
  6. Certificar el idioma (el inglés, en muchos casos)

Debes verificar si tienes los documentos correctos para los estudios.

No te postules en cualquier convocatoria sin leer las bases, para luego quejarte de que no se te acepta en ninguna. 

Sin embargo, cumplir con los requisitos no es suficiente 

Los requisitos formales los tiene casi todo el mundo que ha pasado la primera selección. Hoy en día muchas personas cumplen con estos requisitos en todos los países de América Latina, de Europa y de Asia.

Pero cumplir con los requisitos formales no es suficiente para darte la beca.

Y tú aplicas para ganar la beca, no simplemente para participar en la convocatoria.

 

Paso #2. Leer los criterios de la convocatoria

Los criterios de la convocatoria te permiten comprender los objetivos del programa al que te postulas. Sólo puedes saber si tienes el perfil para ganar la beca, si entiendes cuál es el tipo de candidatos buscan.

  • En algunas convocatorias buscan candidatos con un diploma específico, en otras se puede aplicar con cualquier título.
  • En algunos programas prefieren candidatos de un cierto país, mientras que en otros se abren a todas las nacionalidades.
  • Algunas fundaciones quieren que los candidatos compartan los mismos valores; o que demuestren interés en trabajar en temas similares en el futuro.

Debes entender el espíritu de la convocatoria: ¿cuáles son las características que ellos buscan en el candidato? ¿Qué perfil tienen ellos en mente?

Y esto sólo se consigue si lees con atención la convocatoria.

Si sabes lo que ellos buscan, tú puedes mejorar y ajustar tu perfil para que se parezca más al del candidato ideal.

 

Paso #3. Es necesario mejorar tu perfil

Debes tener un plus

El 80 a 90% de las personas que se presentan son más o menos iguales en sus logros y experiencia. Si te postulas a una maestría en Ingeniería Química, ¿quiénes se presentan? Típicamente son ingenieros industriales o técnicos, algunos con algo de experiencia laboral, otros recién graduados. No son tan diferentes entre ellos.

Presentarse en una convocatoria no es un deporte olímpico: lo haces para ganar, no para participar.

Tu estrategia está en mostrar esos extras en tu CV que te hacen más interesante.

Debes ser capaz de demostrar qué has hecho, que tú eres una persona inquieta, que eres una persona con habilidades de liderazgo.

¿Cómo perfeccionar tu perfil?

Demuestra que aparte de estudiar y trabajar haces otras cosas en tu tiempo libre que son útiles o interesantes.

Pueden ser actividades como:

  • Un voluntariado. Te da puntos que en algún momento de tu vida hayas dado tu tiempo y tus conocimientos por el bien de otros.
  • Tu implicación en una causa social como pueden ser: la ayuda a las personas, un cambio en el medio ambiente, la protección y cuidado de los animales.
  • Un rol activo en una organización, ya sea como presidente, tesorero, o entrenador.
  • Si escribes en un periódico, participas en un programa de radio o tienes un canal de YouTube.
  • Has creado un proyecto en la universidad o en tu trabajo, y ya tienes resultados cosechados.

 

Si estas actividades además están relacionadas con los estudios o la beca, aun mejor. Si fuiste voluntario en la construcción de viviendas en zonas pobres, como nos ha contado Igma, y luego quieres estudiar arquitectura, es un plus. O si cada verano entrenas equipos de niños, y luego solicitas una beca deportiva, es otro punto a tu favor.

En la situación actual, donde la pandemia nos obliga a ser creativos y buscar maneras de diversificarnos y apoyar a los demás, puedes encontrar oportunidades nuevas de hacer brillar tus talentos y habilidades. Por ejemplo: implementando medidas de seguridad para prevención de contagios en tu espacio de trabajo, dando asesoría y consulta vía digital a tus vecinos que empiezan a sofocarse después de estar encerrados en casa por tanto tiempo.

Es importante que demuestres inquietudes por otras cosas, y que contribuyas a tu comunidad. Es una señal de liderazgo. Todos somos líderes si demostramos un rol activo: no es ser el presidente, o el jefe. Es aportar de manera activa a tu comunidad.

¿Cómo destacar tus logros?

En el momento de hacer tu currículum y tu carta de motivación.

En estos documentos, no debes olvidarte de mencionar estas actividades. Y lo mejor que puedes hacer es demostrarlo con datos y resultados

  • No digas simplemente: “Voluntario TECHO 2016-2018”. Está demasiado resumido y no se entiende.Más bien di: Voluntario TECHO – Asociación Lucha contra la Pobreza: responsable de acciones jurídicas para evitar desalojos, 2016-2018.
  • No te limites a enunciar los hechos, como este ejemplo: “Participante semillero de investigación LABPOS Universidad Rosario, enero – junio 2019”.Mejor di: “Colaborador Semillero de investigación LABPOS Universidad Rosario, análisis químico de componentes tóxicos en la alimentación, enero – junio 2019”

En la carta de motivación puedes utilizar esta experiencia para redactar unas 500 palabras en inglés para desarrollar un ejemplo donde tú hayas sido líder en tu área. Conecta estos datos con el programa al que te postulas, y te garantizo el éxito en tu solicitud.

En este masterclass gratuito te explicamos cómo redactar tu carta de motivación.

 

¡No hay un candidato perfecto!

Si en este momento piensas que no tienes ninguna experiencia similar o adecuada para tu perfil, tranquilízate, que nadie es perfecto. 

Raramente se encuentran candidatos perfectos en las convocatorias. Los estudiantes con altas notas, de las mejores universidades, con experiencia laboral suficiente… son muy, muy pocos. 

Tú debes destacar respecto a otros candidatos similares a ti.

Cada persona aporta experiencias diferentes, y la manera como enlazas estas experiencias determina tu éxito.

Sólo debes destacar tus logros, y destacar es más sencillo de lo que parece.

Muestra aquello que te hace único y excepcional con relación a los demás, y que te hace brillar.

No debes ser perfecto: solo presentarte mejor que los demás.

 

¿Cómo saber si tengo el perfil para ganar una beca?

Tengo 3 tareas que puedes hacer en los próximos 3 días. 

Cuéntame en los comentarios cuál haces primero.

  1. Día 1: Saca papel y lápiz y escribe 5 ejemplos de acciones donde has tomado un rol activo en el pasado. En tu familia, en tu entorno, en tu trabajo o en tus estudios. Y piensa en 3 acciones que puedes realizar en los próximos meses.
  2. Día 2: Busca 3 posibilidades de hacer voluntariado y envía este correo muy breve.
    Hola,
    Mi nombre es [ ]. Me gustaría recibir más información para involucrarme en su asociación. Tengo experiencia en X, Y y Z. Puedo aportar mucha energía e ilusión. Me interesa también contribuir de manera online en algunas tareas.
  3. Día 3: Incluye tus experiencias en tu CV.

Coméntalo en esta página, y evaluaremos juntos tu reto de 3 días.

Una beca o un préstamo para estudios en el exterior

Una beca o un préstamo para estudios en el exterior

Cuando uno ya aplicó y fue aceptado a varios programas, ¿es viable solicitar un préstamo para estudios o es mejor esperar y obtener la beca?

Mi sueño es estudiar en Londres en la LSE, y fui aceptado, pero no obtuve la beca y tuve miedo de aceptar un préstamo porque en mi familia nadie podía ser codeudor de 20 mil dólares, ¿qué puedo hacer con el préstamo para estudios?

Gané la admisión en una maestría en Canadá, y entre las opciones para financiar los estudios, me ofrecen un préstamo/beca. ¿Acepto este tipo de financiación?

Tengo una beca para estudiar en España, sin embargo, es solamente parcial, y pienso en tomar un préstamo para pagar la diferencia de 5 mil euros. ¿Qué me aconsejas?

Hay muchas dudas acerca de las mejores vías de financiación de los estudios. ¿Cómo debes elegir entre un préstamo o una beca? Becas, subsidios y préstamos son todas ayudas económicas para estudiantes para pagar las necesidades asociadas con la educación superior como: la matrícula, el alojamiento, la comida y los viajes. Aunque a veces la gente confunde los términos o los usa indistintamente, cada uno tiene sus propios requisitos y pautas de elegibilidad.

Encuentra las pistas en el video, o el podcast en SpotifyiTunes o Soundcloud.

 

Muchas gracias por acompañarme esta semana 😉


¿Qué diferencia hay entre beca, subsidio y préstamo?

 Una beca es un monto que otorga una universidad, una fundación o un ministerio para financiar los estudios, con base en unos objetivos que se estipulan en la convocatoria. La beca puede incluir algunas o todas de las siguientes categorías:

  • La matrícula
  • Subsistencia (alojamiento, comida)
  • El transporte (viajes internacionales)
  • Seguro médico.

Una beca completa incluye todas las categorías, mientras una beca parcial cubre sólo algunos aspectos.

El subsidio es un monto que otorga una universidad, una fundación o un ministerio para financiar los estudios, y se basa en la necesidad financiera. Los subsidios no son muy comunes para los estudios en el exterior: puede incluir algunas o todas las categorías de gastos de estudios.

El préstamo es un crédito que te otorga una institución para pagar las necesidades asociadas con la educación superior, pero este monto se debe devolver a la institución.

El préstamo educativo tiene varias condiciones:

  • El monto máximo
  • La necesidad de un aval o codeudor
  • El plazo de la devolución
  • Los intereses que pagar
  • Posibles remisiones

En la tabla al final podrás ver los principales organismos de crédito para la educación en cada país.

 

¿Cuáles son las condiciones de un préstamo para estudios universitarios?

Los subsidios y becas no necesitan ser reembolsados, a diferencia de los préstamos universitarios. Los préstamos pueden ser una alternativa interesante para financiar los estudios, pero debes tener en cuenta algunos factores en las condiciones del préstamo universitario.

Si pides un préstamo para estudios, debes entender muy bien las condiciones que imponen. Revisa con mucho cuidado la letra pequeña que estipula las condiciones para el crédito, especialmente en situaciones poco comunes porque ahí es donde están esas excepciones que en algún momento si las pasamos por alto, pues te pueden perjudicar en un futuro, como: accidentes, enfermedades, y otras causas de fuerza mayor que dificulten el pago del crédito.

¿Cuáles datos hay que verificar en el préstamo?

1. El monto máximo que se puede solicitar.

En primer lugar, cada organismo impone un límite al monto que puedes solicitar.

Este monto puede variar en función de tus circunstancias, o ser un límite absoluto.

En muchos organismos no es obligatorio solicitar el máximo.

2. Tener un aval o codeudor, para garantizar la devolución del préstamo.

Vas a necesitar un respaldo suficiente para obtener el monto que has solicitado. Este respaldo viene en primera instancia de tus codeudores (o avalistas), que pondrán como garantía sus ingresos o su propiedad. Se suele pedir a la familia, o a un conocido con suficientes recursos o propiedad para pagar la deuda en caso de que tú no puedas cumplir con el pago.

3. El plazo de la devolución.

Para devolver el monto, el préstamo estipula el número de años que tienes para pagar las cuotas del préstamo. A veces estos empiezan directamente después de los estudios, mientras que en otros casos puedes esperar entre 2, 5 o hasta 10 años para empezar a pagar.

4. Los intereses por pagar.

Si pides dinero prestado, devuelves el monto más los intereses.

El tipo de interés que se aplica depende del organismo: algunos aplican el interés de acuerdo con el mercado financiero, aunque la práctica más común es un tipo cero, y debes restituir solo el capital sin intereses.

Los intereses de un préstamo para estudios son siempre muy bajos, aunque se pueden incrementar si tienes penalizaciones por falta de pago en los plazos acordados con el organismo.

5. Las remisiones.

Algunos préstamos debes devolverlos en su totalidad, mientras otros organismos te permiten convertir una parte o la totalidad del préstamo en una beca si cumples con algunas condiciones, como pueden ser:

  • Estudiar en áreas prioritarias determinadas por el organismo
  • Volver a tu país, y vivir/trabajar allí durante algunos años
  • Trabajar en la administración pública
  • Ir a vivir en zonas desfavorecidas de tu país.

 

¿Debo aceptar un préstamo, o es mejor esperar a conseguir la beca?

Es viable pedir un préstamo siempre y cuando tu capacidad económica pueda soportar los requisitos del préstamo, y no haya alternativas, pero ¿cómo decidirte?

Sigue estos pasos para entender si un préstamo es para ti.

Paso 1: Conoce el verdadero coste de los estudios

Necesitas conocer el monto que requieres para los estudios. Si no conoces este número, no puedes diseñar tu estrategia financiera.

Calcula el monto que necesitas para estas 5 categorías:

  • La matrícula
  • Subsistencia (alojamiento, comida)
  • El transporte (viajes internacionales)
  • Seguro médico
  • Administración.

Repite este ejercicio por cada uno de los programas que has seleccionado.

Compara ahora el monto de algunos otros programas de estudio. ¿Necesitas 10 mil dólares, o 5 mil euros?

Paso 2: Si pido un préstamo, ¿cómo lo voy a devolver?

Ahora que sabes cuánto necesitas, puedes hacer una simulación del préstamo y del pago mensual que tendrás que realizar para devolverlo todo.

Para poner las cosas fáciles, tomamos un ejemplo simple de un préstamo de 12 mil dólares a tipo de interés 0%, a pagar en 5 años iniciando directamente después de los estudios. Son 60 meses y 60 pagos por realizar. Son 200 dólares cada mes durante 5 años.

¿Es un monto elevado o no? Posiblemente no. Por esto necesitas conocer el salario mensual que puedes ganar después de los estudios. Este pronóstico lo puedes sacar de colegas o de estudiantes que han terminado los estudios en tu mismo programa.

Todo depende de dónde vas a trabajar. Si después de los estudios regresas al mismo trabajo, ¿puedes aspirar a un salario más elevado? O si has pensado en cambiar de trabajo, ¿qué opciones tienes? O, ¿has considerado que puedes incluso cambiar de país, y migrar a un país con salarios elevados?

Estudios internacionales demuestran que un título de maestría incrementa en promedio el salario con un 30 a 40%.

¿Puedes garantizar un salario para pagar esta cuota?

Haz el ejercicio con el monto que ganas, y calcula el pago mensual que puedes asumir en el futuro.

Paso 3: Si pido un préstamo, ¿cómo reduzco su coste?

Ahora utiliza el mismo número que obtuviste en el primer paso, y evalúa: ¿qué tal si debes financiar este monto exclusivamente con un préstamo?

¿Puedes de alguna manera reducir el coste del préstamo? Si calculas el costo de la matrícula de un máster, debes saber que las universidades en EE. UU. o el Reino Unido tienen una matrícula muy elevada, y entonces el costo del préstamo se eleva.

¿Has considerado estudiar en un país o universidad con un coste menor, o donde la matrícula sea más reducida? Con esto, además, reducirás la presión del aval.

Igualmente, puedes buscar pedir remisiones planificando tu carrera al regreso al país. En función de tus ingresos laborales, puedes aplazar el pago, solicitar alguna remisión y reducir los intereses a pagar.

Paso 4: ¿Pido el préstamo, o es mejor esperar la beca?

 Si no acepto un préstamo, ¿cuáles alternativas de financiación tengo?

Como he dicho, una opción es probar otras opciones: revisa suficientes programas de maestría en otros países.

También puedes considerar solicitar becas.

Incluso puedes solicitar ambos al mismo tiempo. Solicitar un préstamo para estudios no te excluye de solicitar una o más becas. Sólo tienes que verificar si puedes cancelar el contrato del préstamo, o si puedes pagar el préstamo con el dinero de una beca.

Entre las varias opciones de becas, distingue claramente entre una beca completa o parcial

  1. Becas completas: Son muy cómodas, pero vienen con condiciones específicas. Por lo general debes regresar y trabajar en tu país el doble de tiempo que estuviste disfrutando la beca. Entonces, si estás fuera por un año, debes estar en tu país dos años trabajando y así solventar el préstamo.

Sin embargo, algunas becas completas te permiten quedarte y si empiezas a trabajar, generas dinero y vas pagando el préstamo a distancia. Eso depende del tipo de organización o entidad que te haga el préstamo porque hay bancos, organizaciones, fundaciones e instituciones de todo tipo.

Si te interesan becas completas por maestría, también puedes leer nuestra libro de becas completas.

Abre este panorama a más programas con el ánimo también de efectivamente tener una oferta mayor de becas y poder solicitar una, aunque hayas pedido un préstamo, ya que en muchos casos lo puedes devolver con la beca.

  1. Becas parciales: Estas no cubren todos los costos, sin embargo, pueden ser una opción interesante. ¿Por qué?
    1. Las becas parciales no te exigen regresar a tu país, y si consigues un trabajo interesantedespués de los estudios, te puedes quedar.
    2. Con una beca parcial el préstamo se vuelve menos oneroso. Con una beca que te paga la matrícula, por ejemplo, solo necesitas un monto para los demás gastos.
    3. Una beca parcial es más flexible, porque normalmente te permite solicitar otras becas complementarias.

 

¿Tú qué duda tienes? Pregúntanos

Verifica las condiciones de un préstamo, y haz el cálculo de tu necesidad.

Comparte tus números en los comentarios para que los comentemos.

Recuerda: primero debes saber cuánto necesitas, y luego puedes combinar tus fuentes de financiación: becas, préstamo y tu trabajo.

¡Sigue una estrategia financiera!

 

Principales organismos de crédito para la educación en cada país
PaísOrganismoPaísOrganismo
ChileBanco BICE
Banco de Chile
VenezuelaEducredito
ColombiaColfuturoBrasilFundacred
PerúPronabec
BCP
BoliviaFundación CIDEP
Crecer
MéxicoFIDERH
Edupass
GuatemalaBCIE
Guatefuturo
EcuadorBanco del PacificoNicaragua INDE
BCIE
ArgentinaBanco de la NaciónCosta Rica CONAPE
BCIE
Panamá IFARHU
Cómo crear tu perfil en LinkedIn paso a paso para conseguir una beca

Cómo crear tu perfil en LinkedIn paso a paso para conseguir una beca

Si vamos a solicitar una beca, un documento imprescindible para presentarse es el currículum vitae. Cada vez se utilizan más las herramientas online para averiguar quién eres y cuáles son tus logros. La principal red para profesionales es sin duda LinkedIn, y las universidades consultan los perfiles en esta red para la selección de estudiantes. Crear tu perfil en LinkedIn no es nada fácil: aunque la red te permite introducir continuamente mejoras, pocos saben presentarse de la mejor manera online.

Desde hace ya 10 años, nos hemos dedicado a revisar currículums para comités de selección en programas de maestría, y en otra entrada hablamos de cómo puedes evitar los errores principales en un currículum clásico. Sin embargo, los consejos no son iguales para un perfil LinkedIn, ya que el formato de la página, y la manera de leerlo son muy distintos.

Además, si tu CV y tu perfil LinkedIn no se corresponden, puedes presentar una imagen incoherente, y queremos evitar esto a toda costa. En esta entrada repasamos cómo crear tu perfil en LinkedIn paso a paso.

Encuentra las pistas en el video, o el podcast en SpotifyiTunes o Soundcloud.

Muchas gracias por acompañarme esta semana 😉


 

Crear tu perfil en LinkedIn paso a paso

No contar con un perfil online disminuye tu éxito 

Casi todos están en algunas redes sociales, ya sea Facebook, Instagram, TikTok u otras tantas. Sin embargo, en el ámbito profesional pocos crean un perfil online.

Hoy en día necesitas tener una presencia online, y no solo en papel. Si voy a contratarte, yo investigo en internet quién eres. Busco si tienes una página web, si tienes un LinkedIn, si tienes referencias. Quiero saber qué haces, a quién ayudas, qué experiencias tienes, qué servicios ofreces y qué alternativas me brindas.

Tener un perfil potente sirve para conseguir trabajo, obtener becas, o buscar prácticas profesionales en otro país. No tener un perfil profesional es dejar que las empresas o universidades busquen cualquier evidencia en otras redes, de las que no tienes el control. O que ni se interesan en alguien que vive a espaldas de la modernidad.

Puedes controlar tu perfil creando tu currículum de manera online. La red profesional más conocida es LinkedIn, aunque también hay redes alternativas para determinados perfiles.

LinkedIn es la mayor red profesional del mundo. Tiene 150 millones de usuarios activos y presencia en 200 países del mundo. Tienes acceso a contactos de todo el mundo desde el sofá de tu casa. Puedes encontrar muchas oportunidades de trabajo gracias a los contactos que tienes en tu entorno profesional, y te pueden poner en contacto fácilmente con otras personas.

La cantidad de oportunidades a las que puedes acceder a través de esta red es ilimitada. Es importante que aprendas a hacer tuya esta red profesional, esto te permite ahorrar tiempo en la búsqueda de oportunidades. Estamos a un clic de distancia de conseguir nuevas oportunidades.

Crear un perfil en LinkedIn para presentarte a una beca

Hay que entender que, como todo, no se trata de estar, se trata de saber estar: debes tener una estrategia.

Tu lenguaje y tu forma de comportarte en la red son importantes.

LinkedIn no es una red como Facebook, WhatsApp o Tiktok, aquí tienes que comportarte de otra manera. Tienes que dedicarle tiempo para que esto florezca.

No se trata de estar y ya, debes trabajarla.

Tu currículum, o mejor dicho tu perfil en LinkedIn, es siempre el segundo documento en importancia cuando quieres conseguir una beca. El primer documento es la carta de motivación, o la carta de presentación, la cover letter.

El currículum es sin embargo el primer documento que se abre, y determina si van a proceder con los otros documentos, o descartarte completamente.

Por lo tanto, el currículum debe ser una referencia que explique de manera coherente, clara y rápida quién eres. Debe por lo tanto ser fácil de leer.

Vamos a ponernos en los zapatos de la persona que revisa esos currículums: ¿qué quieren ver? ¿Cómo vas a destacar tus habilidades y genialidad?

 

¿Cómo redactar un Currículum Vitae en LinkedIn?

Repasemos ahora las 8 secciones del perfil, y cómo debes gestionarlo.

Después rectificaremos los errores más comunes. Y al final te dejo unas tareas prácticas.

Además de los errores más comunes al redactar un currículum vitae, en este video, también hemos revisado algunos perfiles de LinkedIn.

Hemos actualizado el E-book de Crea tu CV. En esta actualización te explicamos cómo crear tu currículum en LinkedIn, cómo crear este copy, cómo interactuar en LinkedIn. Te enseñamos a cómo tener un perfil potente. Tenemos plantillas en inglés y en castellano, y un checklist de cosas que no pueden faltar.

 

Las 9 secciones de tu perfil en LinkedIn paso a paso

Toma lápiz y papel y anota los consejos para mejorar tu currículum en LinkedIn:

Sección 1: Imagen de perfil

A diferencia del CV, donde no se incluye una foto, aquí sí tienes que poner una foto de perfil.

Busca una foto de calidad, profesional, en la cual tú aparezcas en la manera en la que quieres buscar trabajo o conseguir una beca. Esto se hace ver de una manera seria y formal. La imagen vale, porque es el primer pantallazo. Queremos ver gente con la que yo quiera trabajar.

La foto del perfil debe ser de calidad, que no se vea pixelada. Tienes que verte serio: no excluye una sonrisa, pero no hagas de payaso, sigue siendo una red profesional.

Evita las fotografías grupales o las poses graciosas.

Sección 2: Imagen de cabecera

Aunque está vacío por defecto, no desaproveches este espacio. Aprovéchala porque puedes venderte o vender tu mensaje.

Todos tienen oportunidad de poner una imagen que los represente. Asegúrate de que la imagen que coloques sea potente. Además, puedes sumarle texto. Escribe un mensaje, muéstrate activo en una conferencia, leyendo libros, o trabajando en un proyecto comunitario. Pon una foto de calidad.

Debes tener una estrategia. No pongas una foto que a ti parezca bonita. Pon algo que emita un mensaje: si eres ingeniera de hidráulica, quizás has trabajado en la construcción de un embalse o estanque, entonces coloca una imagen del edificio en el paisaje. Si estudias urbanismo, quizás has hecho un proyecto en un barrio o colonia con dificultades de acceso a transporte público, y quieres mostrar soluciones interesantes. Incluye algo que refleje tus objetivos.

Sección 3: Contacto

Aunque puede parecer lógico, poner los datos de contacto correctos es algo que se olvida en la mayoría de los perfiles. En muchos perfiles se ponen correos electrónicos antiguos, o números de teléfono inexistentes.

Supongo que esto pasa porque LinkedIn protege los datos personales, y sólo son visibles en un pop-up, pero nos hace olvidar esta sección.

Sección 4: Presentación, o el “Acerca de”

Esta sección es la más parecida al perfil de un Resumé (y que erróneamente muchos incluyen también en su CV). Son líneas que tienen que estar bien trabajadas para que a la persona que lo está leyendo le den ganas de hacer otro clic y “ver más”. La atención hoy en día es difícil, estamos compitiendo con el tiempo.

Trata de no repetir lo que ya has puesto en tu presentación. Debes poner aquí cuál es tu sueño u objetivo profesional. Trata de ponerle cabeza para poder diferenciarte y que así me digas qué es lo que aportas en este tema: qué tienes para ofrecer en lo que estás buscando.

Pregúntate, ¿para qué estás en LinkedIn? ¿Para conseguir una beca, para buscar trabajo en tu ciudad, o fuera de ella? En este Acerca de, tienes que decirme en qué eres fuerte, es tu momento.

Esta sería como una mini versión de tu carta de motivación en la plataforma, pero, con menos extensión. LinkedIn te deja ver primero 3 líneas, y en estas 3 líneas debes atraer la atención del lector, para poder generar las ganas de “ver más” y que así puedan conocerte en profundidad. No lo dejes limitado a unas pocas palabras, ni tampoco redactes una novela. El punto es decirlo todo en unas 70 a 100 palabras.

Evita utilizar saludos, contar tu nombre, o contar tu historia desde tus comienzos de forma narrativa. Los detalles ya se podrán leer en el resto de tu perfil en LinkedIn.

Es el momento de decir qué es lo que te apasiona, qué te motiva, cuáles son tus objetivos. Hay que redactarlo muy bien, tienes que ponerle cabeza, y tener una estrategia detrás. Asegúrate de poner algo en esa redacción que atraiga a quien lo está leyendo.

Sé claro y específico. No menciones capacidades tuyas muy vagas como team-working, proactividad, dinámico… todas son tan comunes que aburren hoy en día.

Sección 5: Destacados

Como el perfil en LinkedIn puede ser muy largo, y tienes poco juego con el orden de las secciones o el orden cronológico, no es tan fácil destacar la información como en un currículum. Es el problema del formato online.

La sección ‘Destacados‘ te ayuda a poner lo que crees es más importante en tu experiencia. Si buscas una beca para estudiar un máster en Biología en Estados Unidos, ¿por qué no mencionas tu práctica en un bioparque? Si lo que quieres es una beca en derecho, ¿por qué no creas un breve video de 40 segundos donde demuestres tus capacidades oratorias?

Pon cosas en la sección de Destacados. Puedes poner trabajos que realizaste, videos de YouTube, informes, reportes, presentaciones, etc. Es el momento de que te vean en acción, así que pon todo lo que quieras y que sea relevante para tu perfil.

Puedes resaltar tu formación, o algún enlace. Utilízala bien, ya que tiene un máximo de 2 elementos que puedes poner.

Sección 6: Actividades

Un currículum es estático, mientras que el perfil online es dinámico. Esta sección demuestra las últimas acciones que has tomado en LinkedIn, como comentar una entrada, compartir una información, contestar a unas preguntas, participar en grupos.

Haz que aparezcan aquí informaciones que apoyen tu candidatura a la beca. Si todo el tiempo compartes fotos de memes políticos, pero quieres obtener una beca en química, quizás no parezca muy seria tu candidatura.

Sección 7: Experiencia profesional

En la experiencia no hay límite para escribir, así que escribe. Queremos ver esas habilidades. Explícale al mundo qué hiciste y cuáles fueron tus logros. Dale vida a tu hoja.

Este apartado te permite poner la empresa, el año de inicio y fin, la descripción. Es importante no solo poner en la descripción las tareas. Agrégale valor a lo que quieres decir, tienes espacio para extenderte, pero úsalo con sensatez. Procura incluir los detalles necesarios, y no hundas la información importante en un mar de detalles. Si vas a solicitar una beca para una investigación en medicina, destaca tu trabajo científico en un laboratorio, pero no añadas todos los detalles burocráticos de cada función.

Si tuviste varias funciones en un rol, lo bueno de LinkedIn es que te permite añadirlo, y te crea ramificaciones o secciones. Puedes revisar mi perfil y tomarlo de inspiración. Aquí tienes espacio para explayarte, y lo mejor es que puedes añadir recursos multimedia. Amplía lo más que puedas esas descripciones, pero sin crear una novela: redacta de manera coherente y lógica.

Sección 8: Educación

Esta sección te permite poner tus logros académicos. Ponlos todos con las fechas correctas. No utilices abreviaciones raras, o nombres poco claros. Indica como siempre tu puntuación en la escala de la universidad, y pon tus logros más importantes, como una tesis.

No podemos enfatizar lo importante que es la coherencia con este punto: si en tus logros has puesto algo poco importante, pero luego resulta que has estudiado en la mejor universidad en tu país, algo no es coherente. Tuvimos que aconsejar a una persona que quería estudiar un máster en políticas sociales en una universidad inglesa, que había escrito un artículo en una revista científica durante los estudios, de ponerlo, porque no se le había ocurrido.

Sección 9: Habilidades

Las aptitudes son las palabras clave que definen en qué puedes trabajar. La forma en que puedes interactuar con tus jefes o amigos o equipo, puedes pedir que te valoren esas aptitudes. Y eso sale puntuado y va destacando en qué eres más fuerte. Eso da claridad de lo que tú has hecho.

  • Voluntariado: Siempre repito la importancia de las actividades extracurriculares en las decisiones de los comités de selección. Si estás en condiciones iguales que otro candidato, se prefiere siempre al candidato que ha hecho este plus. ¡Menciónalo!
  • Idiomas: En el caso de que quieras incluir más idiomas, es importante que indiques, si los tienes, tus certificaciones. LinkedIn además permite hasta 20 idiomas, y pone tu perfil en todos los idiomas que indiques.
  • Logros y reconocimientos: LinkedIn te permite compartir tus logros y reconocimientos. Indica por qué obtuviste el reconocimiento y en qué fecha fue.
  • Publicaciones: LinkedIn también te permite colocar enlaces a tus publicaciones en otras redes, tanto de blogs como de artículos científicos.

Ponte a trabajar esa zona. Hoy en día casi todo puede encontrarse en línea. Pon un enlace relevante.

Tu perfil en LinkedIn es dinámico

SI bien tu currículum no lo puedes cambiar una vez que lo has enviado, tu perfil en LinkedIn sí lo puedes modificar todo el tiempo. Puedes continuamente mejorar las 9 secciones de tu perfil, pero no se detiene allí.

Es importante en LinkedIn mejorar el perfil relacionándote con tus contactos.

LinkedIn es la red de contactos profesionales más potente del planeta. Asegúrate de participar y estar activo con los contactos que son de tu interés para poder así cumplir tus objetivos.

Hay dos maneras de hacerlo:

  1. Recomendaciones: Para esta sección, es clave los contactos que te hagas. Este es el momento de pedir recomendaciones a alguien que haya trabajado contigo. Antes de solicitarlo, si puedes recomendar a alguien, es un gesto interesante. Si primero das, la otra persona puede estar más dispuesta a querer escribir algo sobre ti y recomendarte. Es como tener un listado de cartas de recomendación ya listo.
  2. Aprender a interactuar: Conectar con una persona te abre la puerta a toda su red de contactos, que te aparecerán en el 2do nivel. Aquí todo importa, debes aprender a moverte y conectar con ellos. De acuerdo con lo que estés buscando, se encamina la estrategia de con quiénes quieres conectar.

La diferencia entre tu CV y tu perfil en LinkedIn

Si bien es mejor no tener un currículum estándar para enviar a todas las convocatorias, un perfil LinkedIn siempre queda igual. Esto facilita tu trabajo.

Sin embargo, como el perfil online es dinámico, vas a tener que seguir ampliando el perfil todo el tiempo. Así como no tienes una página de Facebook o Instagram siempre igual, vas a utilizar LinkedIn para hacer nuevos contactos todo el tiempo.

Otra ventaja de crear tu perfil en LinkedIn es la extensión: si un currículum tiene máximo 2 páginas, y un Resumé solo 1, aquí puedes alargarte sin problema alguno, pero no abuses de esta libertad para añadir detalles innecesarios.

¿Quieres que revise tu currículum?

Después de todas estas recomendaciones, quizás dices, es mucho trabajo o no estoy del todo seguro. Déjanos un comentario con tu primera acción hoy para mejorar tu CV.

Y si necesitas ayuda, claro que podemos hacerlo. Con mi equipo hacemos esta revisión: nos envías el documento y nos dices para qué lo necesitas. Nosotros perfeccionamos tu CV en pocos días, y si hace falta, con servicio exprés en menos de 24 horas. Encuentras toda la información en mi página de la asesoría personalizada.

Si quieres hacerlo por cuenta propia, he actualizado mi libro de Crea tu CV, el cual es una guía paso a paso para que redactes correctamente tu currículum y tengas un perfil potente en LinkedIn. Hacemos actualizaciones permanentemente. Hay plantillas en español e inglés e incluye un checklist de cosas que no pueden faltar. Incluye además una tutoría que te enseña a relacionarte en LinkedIn.

Ahora te toca a ti: crea tu perfil en LinkedIn

Ahora es tu turno, toma los consejos y empieza a mejorar tu currículum vitae ya.

Te invito este fin de semana a empezar a trabajar en el contenido de tu perfil para cambiarlo y tener mayor impacto.

¡Escríbeme y mándame comentarios!

12 errores comunes a la hora de redactar un Currículum Vitae

12 errores comunes a la hora de redactar un Currículum Vitae

He identificado varios errores comunes a la hora de redactar un currículum vitae esta semana, mientras revisaba algunas hojas de vida que me han enviado para poder corregirlas en vivo. El objetivo de esto es ayudar a evitarlos a aquellos que quieran conseguir una beca, una práctica profesional en el extranjero u obtener una oferta de trabajo en otro país.

Recuerda, cuando armes tu currículum vitae, el mismo debe estar orientado a la búsqueda que estés haciendo, es por eso que aconsejamos tener varias versiones de una hoja de vida.

Escucha este episodio de Gana la Beca de tus Sueños en iTunes, Spotify o SoundCloud.

A la hora de redactar tu CV deberás tener en cuenta varias cosas. En especial, cómo vas a hacer para diferenciarte del resto de los solicitantes. Lee las siguientes recomendaciones sobre errores que debes evitar a la hora de armarlo, y ponte a trabajarlos para así poder cumplir tu objetivo.

12 errores comunes a la hora de redactar un Currículum Vitae

1) Uso de fotografías personales

En los currículums que tienen como objetivo obtener una beca, conseguir una oferta laboral o una práctica profesional, NO debe ir la foto. Esto es porque la persona que hace la primera selección tiene ya la orden de dejar fuera los que tienen fotografías. Es la práctica común en el Reino Unido, pero el mismo criterio se está adoptando cada vez más en Estados Unidos y el resto de Europa.

Hay normas estrictas en donde los miembros del comité de selección o el personal de reclutamiento no pueden revisar un CV con foto porque estarían violando el tema de la igualdad. Tener una foto hace que una persona pueda hacerse juicios, tomar decisiones en torno a género, si la persona le parece bonita, su edad, apariencia física. Empezar a tomar decisiones a través de la foto. Para poder tener igualdad a la hora de elegir los perfiles, no está permitido tener una foto.

2) Tipografía

Asegúrate de que, al imprimirlo, ¡se pueda leer! A veces, para que entre toda la información que queremos poner y no se pase de las 2 páginas, achicamos la letra y esto es un gran error.

Se recomienda también utilizar un formato de letra estándar y fácil de leer en cada tipo de dispositivo, como pueden ser: Arial, Verdana, Calibri o Helvetica. No solo el lector de tu CV lo agradecerá después de leer otros 300 hojas de vida, los ordenadores reconocen más fácilmente este tipo de letras cuando se decide utilizar herramientas de lectura óptica para escanear o hasta seleccionar las hojas de vida, además de que es menos probable que se pierda el formato de tu currículum.

3) Secuencia de la información

Verifica que la información esté ordenada, y sea coherente leerla. Queremos entender fácilmente cuáles son tus prioridades. Estructura la información en secciones lógicas que se perciban a primera vista. De nuevo, después de leer muchos CVs para una convocatoria, la información incoherente cansa al lector. Y si se leen las hojas de vida de manera automática, la computadora entenderá tu CV con mayor facilidad.

4) Títulos de las secciones

Es importante que tengas en cuenta cómo vas a llamar a cada sección. Por ejemplo, la sección de estudios es mejor que la llames Formación Académica. Utiliza un lenguaje propio. Las principales secciones son: educación, experiencia laboral, formación complementaria, premios y habilidades.

5) Información personal o perfil

Es la zona de descripción del perfil, donde indicas: edad, estado civil, dirección, etc. Esta información no hace falta ponerla en un currículum, al menos para el objetivo de nuestros CVs.

Esto es solo para redactar un resumé. Un error muy común es confundir el CV con un Resumé. Un resumé es un documento resumido de 1 página donde detallas y describes los logros principales para obtener un trabajo. En cambio, la hoja de vida puede ser un poco más larga, y debe contener toda la información de manera detallada, y cronológica.

6) Habilidades

El error más común suele ser en la parte de describir nuestras habilidades, ya que solemos escribir cosas muy genéricas que aplican a todos los que han estudiado lo mismo que tú, y eso no te ayuda a destacar quién eres. Un ejemplo: hoy en día todos dicen tener habilidades para el trabajo en equipo, sin decir en qué funciones lo han mostrado. Otras habilidades comunes son descripciones como creativo, explorador, motivado, trabajador, ya que de usarse tanto se han desgastado.

En esta parte debemos mostrar el liderazgo y saber redactar nuestras habilidades de manera interesante. Llama la atención una acción concreta, como por ejemplo. “incrementé las ventas de la división con 25%”, o “logré un contrato con la empresa X”.

7) Información para contacto

Pon tu teléfono junto con el indicativo del país, un correo electrónico que refleje seriedad (“[email protected]” no lo hace), tu usuario de Skype y tu perfil de LinkedIn. Aquí te recomiendo que lo hagas todo clickeable y lo enlaces con tu perfil profesional. Dependiendo de cuál sea el objetivo de tu beca, puedes o no agregar más redes, pero estas son las que deberían ir sí o sí.

8) Información académica

En esta sección generalmente cuesta entender cuál es la prioridad. Resalta bien qué título es cada formación, es decir: es un postgrado, una maestría, un seminario, o un curso online.

Quita lo de Bachiller, ya no hace falta tener esta información en nuestro currículum. Es importante mostrar a partir de nuestro título universitario o profesional. Para una hoja de vida que se utiliza para lograr una beca, menciona tu promedio (en el formato original), y sobre todo, menciona el título de tu trabajo de tesis o proyecto de titulación.

9) Promedio

Para este tipo de currículums que estamos armando, incluir el promedio es un plus, sin importar los años de experiencia que tengas. Hazlo en formato original, y no intentes traducir tu nota a la nota de otro sistema. Hay tanta variedad en los esquemas de notas, y tanta diferencia en la calidad de la nota entre universidades, que sería imposible calcular tu nota para un país diferente. En estos casos, y para facilitar la claridad, indica la escala con que se mide tu promedio: 4.5 / 5, 8.3 / 10, 94/100, etc.)

10) Experiencia laboral

Para el objetivo que tenemos, esta sección tiene que estar muy bien redactada. Aquí es importante que demuestres en lo que contribuiste en cada puesto de trabajo. No pongas solo las tareas que realizaste, eso es muy general. Es mejor que redactes un párrafo de 3 líneas sobre lo que has conseguido. Deberás emplear verbos activos que te ayuden a demostrar qué cosas has hecho o has conseguido en ese rol.

Debes hacer énfasis en lo que tenga relación sobre a dónde va a ir este currículum. Si va a ir a una beca, o máster de desarrollo internacional, intenta ajustar lo que estuviste haciendo para presentarlo. Queremos ver qué hay detrás de tus tareas diarias, eso es lo que demuestra tu potencial. Conecta tu experiencia con los objetivos del programa de estudios: si estás aplicando a una maestría en arqueología, y trabajaste un año en una fábrica de helados, destaca tu gestión del tiempo, o la gestión de personas, y no las ventas logradas.

Recuerda indicar claramente las fechas del periodo en que has trabajado en cada lugar, de preferencia en el formato Mes/Año.

11) Contactos y referencias relevantes

No hace falta que pongas quién fue tu jefe inmediato en cada trabajo para el objetivo de este CV. Tampoco hace falta poner referencias al final de la hoja de vida.

En el caso de que quieran saber más sobre ti, la Universidad te pedirá los datos de referencia, ya sea a nivel académico o profesional.

Además, tienes más margen para adaptar las referencias durante el proceso. Si revelas desde el inicio tus referencias en la hoja de vida, y luego resulta que te piden dos referencias académicas, tienes un problema. Si no las pones, puedes todavía elegir nuevas referencias.

12) Firma al final del documento

No hace falta que tu CV esté firmado. La firma quita espacio para poder sumar otras cosas más importantes.

Mira el video y observa los ejemplos que hemos corregido en vivo:


¿Quieres que revise tu currículum?

Despues de todas estas recomendaciones, quizas dices, es mucho trabajo. Dejenos un comentario con tu primera accion hoy para mejorar tu hoja de vida.

Y si necesitas ayuda, claro que podemos hacerlo. Con mi equipo hacemos esta revisión: nos envías el documento y nos dices para que lo necesitas. Nosotros perfeccionamos tu hoja de vida en pocos dias, y si hace falta, con servicio Express, en menos de 24 horas. Encuentras toda la info en mi página: asesoría personalizada.

He actualizado mi e-book de Crea tu CV, el cual es una guía paso a paso para que redactes correctamente tu currículum y tengas un perfil potente en LinkedIn. Hacemos actualizaciones permanentemente. Hay plantillas en español e inglés e incluye un checklist de cosas que no pueden faltar. Incluye además una tutoría que te enseña a relacionarte en LinkedIn.

Ahora es tu turno, toma los consejos y empieza a mejorar tu currículum vitae ya.

¡Escríbeme y mándame comentarios!

Existe un límite de edad para conseguir una beca

Existe un límite de edad para conseguir una beca

Una de las consultas que más recibo en mis redes sociales es si existe un límite de edad para conseguir una beca para estudiar en otro país.

Personas en sus 20’s, 30’s y hasta 50 años, me preguntan lo mismo, y yo creo que independientemente de la edad que tenemos, la duda en realidad es si estamos listos o no para ir a por ello.

Escucha el episodio completo de mi podcast Gana la Beca de tus Sueños en Spotify, iTunes o Soundcloud.

La edad es un dato cultural

En mi opinión, cuestionarse la edad de si estamos listos para aplicar a una beca en el exterior, tiene que ver con algo sociocultural. Desde mi experiencia puedo contarte que la primera vez que gané una beca, tenía 24 años, me fui a Israel y nunca me imaginé que iba a ser la más jóven del programa. Había gente de hasta 60 años con gran experiencia laboral y conocerlos, me ayudó a crecer personal y profesionalmente. 

El mundo se está dirigiendo a la formación continua: ya no es verdad que estudias en tu juventud, y te quedas con los mismos conocimientos el resto de tu carrera. De hecho, es muy probable que cambies de carrera en algún momento. Siempre menos se presta atención a la edad como criterio de selección.

Hay un sinfín de becas

Necesitas entender, cuándo comienzas a buscar para aplicar a una beca, que hay becas para cada etapa de la vida. Y deberás encontrar la que mejor se adapte a tí, por ejemplo:

  • Becas de Pregrado: para hacer tus estudios universitarios fuera.
  • Becas Prácticas: para quienes terminan la carrera y quieren comenzar a trabajar.
  • Becas Profesionales: para quienes ganar experiencia. Pueden ser cursos cortos, o de verano, o hasta maestrías completas. 
  • Becas de Maestría: para especializarte en algún área en particular.
  • Becas de Doctorado: para la formación avanzada en cualquier área de conocimiento.

Lo importante aquí es que sepas qué información debes poner en tu carta de presentación, y presentar un perfil coherente. Es la coherencia de tu perfil que te hace ganar becas, no es la edad en si misma que es un limitante.

 


 

Debes entender que los organismos de financiación, están en busca de personas que estén en las diferentes etapas, ya sea profesionales o académicas. Hoy en día la formación es constante, el mundo ha cambiado y hay que estar dispuesto a formarse durante toda la vida, sin importar la edad. Tienes que seguir buscando oportunidades y reinventarte constantemente.

Unos de los grandes mitos de las becas es que hay una cierta edad para conseguir una beca, y que necesitas ser joven para ganarlas: la gran mayoría de convocatorias no impone limite de edad; buscan perfiles coherentes.

No te pierdas la entrevista que le hice a Esther Anaya, donde hablamos de cómo conseguir una beca para hacer un doctorado con más de 40 años.

O escucha la entrevista con Peter Claeys, que empezó un doctorado antes de tener 30 años.

 

Y si tienes más dudas sobre qué beca es la ideal para tí, ¡déjame un comentario!